Blog de Carmelo Sierra

De la reflexión al resultado

Las 18 C`s del 2018 que transforman un equipo y una organización

18-2018-1

Se nos va el 2018, por ello, hoy me quiero centrar en algunos conceptos que empiezan por C y que considero son claves para la transformación de las organizaciones y los equipos que las integran.

Comunicación:Sin duda alguna el problema número uno en las empresas o dicho en positivo, aquellas empresas que saben diferenciar entre Oír, Escuchar, Escuchar activamente y Escuchar Empáticamente tienen bastantes puntos para perdurar. Para escuchar empáticamente hay que apartar referentes personales, deseos y juicios propios y sobre todo hay que potenciar la comunicación cara a cara.Por teléfono, tu voz me puede engañar, por email tus palabras también me pueden engañar, pero cara a cara, tu sonrisa y tus ojos no me pueden engañar. Nunca negocies por teléfono.

Calidad:La percibe el cliente.Es el cliente quien decide si aportamos calidad, porque nuestro producto no es defectuoso, porque cumplimos los plazos, porque la información es sin papales y en todo momento, porque tenemos el producto en el lugar adecuado, porque no hay reclamaciones y si las hay, se solucionan rápidamente.

Cliente: El motivo por el que trabajamos para satisfacer sus necesidades y nos recomiende a otros potenciales clientes.Porque le hacemos sentir al cliente con nuestro producto/servicio una experiencia de compra y digo sentir, porque el cliente decide por las emociones que le hacemos sentir, por cómo llegamos a su corazón o a su cerebro límbico.

Conocimiento:Para desarrollar el talento de cada uno y de nuestros equipos, talento compuesto por aptitudes (talento presente, poder), acciones positivas (hacer) y actitud positiva (querer) y preguntándonos siempre qué tipo de personas somos: de los que promueven cambios, de los que se van adaptando poco a poco y no tienen claro si forman parte de la solución o del problema, o de los que están presentes físicamente pero ausentes de mente.

Crecimiento:Cada persona puede ir creciendo en su puesto de trabajo y depende de sus competencias profesionales, pero también de sus rasgos de personalidad, motivaciones, valores y actitudes. Es muy importante para la persona: conocer sus propias capacidades, descubrir sus puntos fuertes y débiles, ser consciente de sus aspiraciones y limitaciones, así como del nivel de compromiso que esté dispuesto a asumir, para poder optimizar ese potencial, si pone los medios adecuados para ello.

Comportamiento:La única cosa que depende de nosotros y que realmente podemos controlar. Ante cualquier situación podemos No aceptarla, Resignarnos o Aceptarla y Actuar. El principal obstáculo a afrontar somos nosotros mismos. El 80% de las limitaciones que el ser humano siente, están dentro de él, en su mente.

Competencias del ser humano:Debemos desarrollarlas y ayudar a otros a que las desarrollen. El manager debe conocer las cualidades y competencias de su equipo para proponerles retos en proporción a aquellas.Si los retos son excesivos el colaborador puede caer en la ansiedad.Si los retos son escasos se caerá en el aburrimiento.En el equilibrio entre competencias y retos se encuentra la motivación y la satisfacción.

Competitividad: Que nuestra estrategia no esté solo basada en el precio. Conozcamos nuestro mercado, nuestro posicionamiento y siempre tener vigilada la competencia, sin infravalorarla en ningún momento.

Compromiso: Para ello deberemos tener energía física, energía intelectual, energía emocional y energía espiritual.Cualquier falta de alguna de ellas hará que no estemos centrados y no tengamos la predisposición para dedicar un esfuerzo discrecional extra, alineado con las prioridades de la organización

Cultura de empresa:Algo difícil de describir, pero está en todo, en la toma de decisiones, en el trato a los colaboradores, en el clima laboral, etc.La cultura se desayuna a la estrategia.Una gran estrategia con una mala cultura de empresa nunca se implantará, sin embargo, una mediocre estrategia con una gran cultura y valores inspiradores se llevará a buen término su ejecución y recordemos el éxito de una estrategia está en su implantación, es el 90% de la estrategia.

Cambio:Vivimos en un continuo cambio.¿El cambio que estamos haciendo individual y colectivamente está alineado con el cambio que me pide la organización y el mercado demanda? ¿Estamos dispuestos al cambio? ¿Estamos dispuestos a salir de la zona de confort?No sabemos lo fuertes que somos hasta que ser fuertes es nuestra única opción.No esperes hasta esa única opción y adelántate, afronta los miedos, con acción sabiendo que siempre habrá excusas para fracasar, las mismas que motivos para triunfar

Confianza: Hay que ganársela.La confianza es binaria (0 ó 1).No se tiene poca confianza, se tiene confianza o no se tiene, pero no hay medias tintas.Hay que hacerse respetar, respetar a otros, apoyarse en otros y quererse para querer al equipo, es así como se construyen los verdaderos equipos.

Cohesión:Es el hormigón del equipo, que se construye de valores que se inspiran.Los valores como generosidad, humildad, entusiasmo, etc se inspiran, no se imponen.

Concentración:Debemos tener dos ojos y dos orejas muy grandes y ver y escuchar mucho, hablando la mitad de lo que escuchamos.Cuando hablamos repetimos nuestros pensamientos, cuando escuchamos podemos aprender algo más.

Carácter: Se configura en base al temperamento y los hábitos que vamos adquiriendo en nuestro día a día, hábitos compuestos por un deseo (querer algo), una capacidad (descubrir cómo conseguirlo) y esfuerzo continuado en el tiempo (voluntad para conseguirlo) para llegar a la excelencia, y esto no es sólo un acto de un día, es un hábito.

Concreción: Debemos definir objetivos cuantificables y medibles.Lo que se mide se mejora.

Coraje:Si dudas de algo, duda de tus límites, y siempre recordar que entre el estímulo y la respuesta está nuestra mayor fuerza, la libertad interior de elegir y decidir qué vamos hacer, cuándo y cómo.

Constancia: Siendo perseverantes en nuestro empeño por conseguir algo y sabiendo que si somos constantes, lo imposible se convertirá en posible, lo posible se transformará en probable y lo probable, si se cree en ello puede hacerse realidad.

No es porque las cosas sean difíciles que no nos atrevemos.Es porque no nos atrevemos que las cosas son difíciles.Séneca