Metodología

Metodologia empresa

Una organización consigue resultados competitivos y sostenibles en el tiempo, si están apoyados en una plataforma firme de valores y actuaciones en la que se integran cuatro dimensiones críticas:

  • Propiedad: protege el patrimonio personal, familiar y empresarial.
  • Gobierno: maximiza el valor de la empresa a largo plazo, aporta criterio, adopta las grandes decisiones, controla la actividad y trata los riesgos.
  • Dirección: ejecuta las directrices del gobierno y favorece la integración de los esfuerzos requeridos para conseguir los objetivos marcados.
  • Gestión: equipos comprometidos, con entusiasmo, conocimientos y habilidades para perseguir y cumplir una visión compartida.

Sierra Consulting combina las metodologías y modelos más avanzados de consultoría con formaciones de vanguardia que repercuten directa y positivamente en la cuenta de resultados de las empresas, en la interrelación y coordinación entre directivos, managers y equipos para que sean más eficientes en su labor diaria y en el desarrollo de su potencial personal y profesional.

Circulo cerrado

Se trabaja en unión con el cliente que adquiere la metodología y las formas de trabajo que podrán ser aplicadas por ellos mismos en otros contextos y entornos.

Cuando hay que desarrollar un proyecto con una empresa, es porque previamente se ha tenido una reunión con el empresario que ha solicitado los servicios de Sierra Consulting y se ha firmado un documento de aceptación por escrito con entendimiento de la situación, plan de trabajo, plazos, intervinientes, resultados previstos, honorarios y compromiso de confidencialidad.

Cuando en el proyecto van a tener que participar miembros familiares de una empresa familiar, es recomendable realizar una jornada de 2–3 horas para sensibilizarles sobre la importancia de su compromiso en el proyecto. En estas jornadas se exponen experiencias de familias empresarias que han superado diversas generaciones, los factores clave para su continuidad, la importancia de la comunicación intergeneracional e intrageneracional, reflexiones para un proceso de sucesión y tránsito generacional exitoso, pautas para una organización de la dimensión empresarial y la dimensión familiar y explicación de la estructuración del posible proyecto a desarrollar en la empresa.

El procedimiento de trabajo es aplicable en todos los ámbitos de intervención.

Fases de analisis

I. Fase de análisis:

El objetivo en este periodo es obtener una visión completa de la empresa y de la familia (en caso de ser empresa familiar), conociendo su historia, evolución, el mercado, información financiera, comercial, estratégica, logística, políticas de dirección de personas, crecimiento y el momento actual.

Se analizan a través de reuniones confidenciales e individuales, los aspectos empresariales y personales relacionados con la empresa que permita entender la situación.

Es clave para el perfecto desarrollo de la misión que desde el mismo comienzo, todo el mundo en la empresa entienda claramente cuál es el objetivo del proyecto, las posibles desviaciones y qué medios se van a poner a disposición del mismo, de ahí la importancia de la jornada previa a la fase de análisis explicada anteriormente.

Una vez contrastada y analizada toda la información necesaria se elabora un diagnóstico de la situación actual que es presentado a la propiedad/dirección y que servirá de plataforma de base para el conjunto de actuaciones que se deberán adoptar posteriormente.

II. Fase de diseño:

La finalidad en esta fase, es determinar aquellos factores que permitan un diseño claro eficaz del plan de acción que se adapte a los criterios de la propiedad/gerencia y que requiera la empresa.

A través de reuniones individuales y grupales, se diseña el plan de acción que abarque aspectos conceptuales (profesionalización, compromisos, estratégicos) estructurales (propiedad-gobierno-dirección-gestión), organizacionales (organigrama, funciones y responsabilidades, atribuciones, delegaciones, medios) y humanos.

El plan de acción debe ser una combinación de las ideas generadas por Sierra Consulting que aporta un punto de vista externo y su experiencia, junto a las mejores ideas generadas por los intervinientes (miembros del consejo de administración, gerente, miembros del primer nivel ejecutivo, empleados de confianza) de la empresa que están involucrados en el proyecto. Es necesario conseguir la involucración de los distintos niveles jerárquicos de la empresa en la aceptación del plan de acción acordado así como la línea de actuación a seguir en las diferentes fases.

La aceptación de las acciones, los plazos fijados y la asignación de las tareas a los responsables de llevarlas a cabo supone un punto crucial en el desarrollo del proyecto.

Se trata de un punto de no retorno en el cual todo el mundo ha de ser consciente de la importancia de lo que se va a conseguir y de su aportación a la consecución del objetivo.

III. Fase de implantación:

La fase de implantación es la que marca la diferencia en todo proceso. A partir de todo el trabajo desarrollado en las fases anteriores se establece un calendario con los objetivos, desafíos y compromisos mutuos adquiridos a conseguir, sus etapas, plazos, responsables, medios y sistemas de seguimiento para su evaluación.

En esta fase es clave la monitorización del proyecto. A través de métodos de consultoría, interim management y formación se refuerzan las mejoras alcanzadas y las metas a cumplir, se impulsa a adoptar medidas en aquellos campos de menor avance, se incorporan nuevos hábitos en la gestión diaria, se analiza el desempeño, se evalúa junto con la propiedad/gerencia los resultados, se valora los avances realizados, se da feedback a los intervinientes en el proyecto y se programan acciones futuras.

En esta etapa de implantación se suelen crear y desarrollar órganos en el gobierno y en la gestión para que actúen con eficacia afrontando los diferentes retos empresariales acordados. En estos órganos, la objetividad, pragmatismo e independencia en los asuntos a tratar es clave, favoreciendo y supervisando que los acuerdos se implanten en tiempo y forma, facilitando el desarrollo y buen clima de las sesiones que se celebren, propiciando la buena comunicación, potenciando las capacidades relacionales e impulsando la toma de decisiones.

Una vez finalizado el proyecto y se han alcanzado los objetivos acordados, se realiza una valoración final del proyecto y se elabora un informe de los resultados conseguidos, el cual incluye necesariamente unas recomendaciones para el futuro que en el caso de que la empresa lo considere necesario formarán parte de otra propuesta de actuación.

Se trata como confidencial toda la información recibida de la empresa acerca de actividades, organización, sistemas, operaciones internas, servicios y cualquier otro dato o información acerca de sus actividades, a los cuales se tenga acceso con motivo de la realización del proyecto acordado, quedando sujetas al deber de secreto profesional.

En este sentido, se firma un compromiso de mantener reservados y no divulgar o facilitar a terceros, sin previo consentimiento de la propiedad de la empresa, documentación, informaciones, procedimientos o cualquier otro dato o información de la que, con motivo de la formalización de la propuesta de colaboración profesional, Sierra Consulting tuviere conocimiento.