Blog de Carmelo Sierra

De la reflexión al resultado

¿Sirve para algo el Consejo de Familia…?

sistemas-de-coordinacion-y-comunicacion-interna

En las empresas familiares se mezclan como es natural aspectos de la vida de la empresa con aspectos de la vida de la familia, o dicho de otro modo entre propiedad, gestión y familia. Tanto en la empresa como en la familia deben crearse y evolucionar sus Órganos correspondientes, y ninguno tiene más poder que el otro, aunque desde fuera parezca que el Consejo de Administración relacionado con la empresa sí tenga más.

En segunda generación, aquellos que no puedan estar en el Consejo de Administración, creerán que su papel es secundario en el Consejo de Familia si es que este último se ha creado, sin embargo, conforme la familia va creciendo y se está en tercera generación o superiores es perfectamente entendible que no todo el mundo puede estar en el Consejo de Administración y que el Consejo de Familia tiene un papel fundamental e imprescindible en la estrategia familiar de la empresa, donde se deben ver representadas todas las ramas familiares y donde su opinión y sus criterios deben tenerse en cuenta en el Consejo de Administración en la toma de decisiones empresariales de todo tipo.

Así pues, no pasa absolutamente nada si alguien no está en el Consejo de Administración. Si se tiene la fortuna de entrar en el Consejo de Familia con la responsabilidad de representar a toda la rama familiar, dedica todo su esfuerzo y se apoya incluso con consejeros independientes para que en los Consejos aporten valor, estarán poniendo su granito de arena en la continuidad de la empresa familiar.

El Consejo de Familia es el máximo órgano de gobierno de la familia que debe crear un clima cordial y propiciar la comunicación entre los miembros de la familia, garantizar la armonía familiar y velar para que los valores como generosidad, comprensión, compromiso, paciencia, humildad perduren en el tiempo en la Familia y en la Empresa.

Es el órgano que debe acercar a aquellos propietarios que no tienen una vinculación directa en la gestión de la empresa. El Consejo de Familia debe ser además el lugar idóneo para discutir los distintos puntos de vista que la familia percibe del negocio, y para compartir información sobre la empresa, en definitiva, un foro que se reúne unas dos o tres veces al año donde se trabajan las expectativas de los distintos miembros de la familia empresaria y que éstas sean consideradas en las decisiones empresariales que serán tratadas en el consejo de administración y para que los problemas exclusivamente familiares no repercutan en modo alguno en la empresa. Éste último aspecto es clave, porque está demostrado que las empresas familiares mueren más por factores familiares que por empresariales, de ahí que el Consejo de Familia es de importancia vital para la sostenibilidad de la Familia Empresaria.