Blog de Carmelo Sierra

De la reflexión al resultado

¿Y para cuándo papá, el protocolo familiar?

para-cuando-el-protocolo-familiar-1

Conforme evoluciona la Empresa Familiar hacia la Segunda Generación (Empresa de hermanos), la Propiedad todavía está poco distribuida y en la Tercera Generación (Empresa de Primos), la empresa comienza a estar en la madurez, la propiedad queda más diluida y aparecen más accionistas pasivos que en algunos casos no ayudan a los propietarios activos ni a los gestores de la Empresa.

El esfuerzo que tendrá que hacer una Familia Empresaria para evolucionar en el tiempo será directamente proporcional en la Familia, al número de miembros familiares que la componen y en la Empresa, al volumen de negocio y tamaño empresarial. Por ello es clave, definir e implementar un Proceso de Ordenación que facilite el Tránsito Generacional a través de la elaboración de un Código de Conducta consensuado por la Familia Empresaria que prevea posibles conflictos en un futuro: El Protocolo Familiar.

Deberemos distinguir diferentes ámbitos:

  • Propiedad, exclusivamente integrada por los Propietarios/Socios de la Familia.
  • Gobierno, formado por familiares y por miembros externos (consejeros independientes, asesores externos) no familiares que ayuden a profesionalizar el Órgano de Gobierno correspondiente.
  • Operativa de la Dirección y la Gestión, donde el CEO ó Gerente y su Comité de Dirección coordinen y ejecuten las directrices emanadas desde el Órgano de Gobierno.

En el ámbito Familiar, será clave la creación de un Consejo de Familia donde se conciban las acciones de la Empresa Familiar no como una inversión individual, sino como un patrimonio común de toda la Familia.

En cualquier caso, tanto en la Empresa como en la Familia, los miembros que participen en ella deberán ser realmente Proactivos con voluntad de estar de acuerdo en los Valores a custodiar, con una Comunicación franca y sincera como el vehículo más importante para el bien de la Familia y su Empresa.

Será importante planificar aspectos fundamentales para la buena sintonía y relación entre la Familia y su Empresa y sin duda alguna desarrollar un Protocolo Familiar que no es solo un documento sino un Proceso y donde la Actitud con la que lo realiza cada uno de los miembros familiares que lo suscriben es clave para que sea de utilidad.

Las Familias Empresarias que han realizado un Proceso de Protocolo Familiar “profesional” les supone muchas ventajas:

  • Aproxima visiones diferentes
  • Encauza las ilusiones y metas compartidas
  • Cohesiona a la Familia alrededor de un Proyecto para todos.
  • Favorece el consenso en las decisiones
  • Fortalece los valores y aleja los contravalores
  • Incrementa la comunicación sincera y la confianza
  • Diferencia claramente el ámbito Empresarial y el ámbito Familiar
  • Estimula la unidad, la armonía y el bienestar familiar

Una vez firmado el acuerdo familiar del Protocolo, se hace necesario desarrollarlo jurídicamente en los ámbitos mercantil, civil y laboral.

Las reglas del Protocolo deben estar tan lejos de la dureza excesiva como de la debilidad sin condiciones, una y otra son dañinas para su utilidad en la continuidad de la empresa y de la familia.