Blog de Carmelo Sierra

De la reflexión al resultado

¿Crees que tu sector está demasiado maduro?

sector-demasiado-maduro-1

Muchos son los motivos por los que un cliente puede quedar insatisfecho y contaminar a los que en algún momento han quedado satisfechos con los productos o servicios que una empresa ofrece. Mucho se ha escrito de disponer del producto adecuado que requiere el cliente, en el plazo que lo necesita, en el lugar que lo necesita y al precio que está dispuesto a pagar. Si en una de estas variables se falla, el cliente seguro que se irá a la competencia. Ya sabemos consecuencias para la Empresa, -menos ingresos, menos rentabilidad, menores resultados, reducción de costes de todo tipo no deseados, etc.

Más de una vez se me ha dicho –es que mi sector está ya muy maduro, tenemos que reinventarnos para satisfacer al cliente– Yo les digo, tienes razón en la segunda parte de la afirmación, pero en cuanto a la primera, no hay sectores maduros, sino profesionales demasiado maduros que no se adaptan con flexibilidad a lo que está demandando el cliente y en ellos reside el origen de los cambios estratégicos que cualquier empresa debe realizar.

Hagamos un análisis de los pros y los contras de la opción escogida para afrontar el reto del Pensamiento Maduro que supone hacer un salto cuántico en las formas de trabajar.

Los directivos maduros, no flexibles, piensan que la eficiencia y la variedad en la gama de productos o servicios ofrecidos son incompatibles. Piensan que se puede mejorar una u otra pero no las dos a la vez. Veamos lo que las empresas y directivos flexibles ejercen con naturalidad.

Variedad vs eficiencia: El Reto al Pensamiento Maduro

Estamos ante paradojas, en este caso, la de variedad frente a la eficiencia. La aceptación de las paradojas, su asunción, son requisitos esenciales de la dirección estratégica. En el mundo de las empresas nos encontramos ante contradicciones y no se trata de escoger entre una u otra parte de ellas, sino de asumir los dos elementos tratando de encontrar soluciones que las integren. Durante mucho tiempo se ha creído que la eficiencia exigía artículos estandarizados y casi ninguna flexibilidad para cambiar rápidamente. Por el contrario, la flexibilidad significa producir series pequeñas pagando el precio de un coste alto. Las organizaciones dinámicas logran algo que parecía imposible: la combinación de los dos opuestos, la aceptación y el trabajo de ambos.

Otra de las ideas que ha circulado durante mucho tiempo es la de competir en tiempo. Se puede ser rápido y conseguir costes bajos. Lo que parecía otra paradoja era conseguir costes bajos y velocidad de respuesta.

Una manifestación de la velocidad es la capacidad de responder rápidamente a las fluctuaciones de la demanda en un determinado surtido o catálogo de productos o servicios. Esta capacidad es diferente de la necesaria para producir variedad a costes bajos, lo cual implica una ampliación de la gama. La posibilidad de responder rápidamente aporta beneficios notables para las empresas y para los clientes que se satisfacen.

La velocidad se manifiesta también en la capacidad de lanzar rápidamente productos nuevos. Entre el diseño y la salida del producto al mercado tiene que pasar muy poco tiempo y ésta es una gran ventaja competitiva.

Hábitos Maduros en la Variedad: Sensible a la variedad, sistema de lotes o individuales pero eficiencia baja

Hábitos Maduros en la Eficiencia: Producciones estandarizadas, ventas según plan de producción, cambio poco frecuentes aunque haya una eficiencia alta

El Objetivo debe ser Variedad con Eficiencia: Sensible a la variedad, producciones en grandes series y cambios frecuentes

Velocidad vs costes: Reto al Pensamiento Maduro

Hábitos Maduros en la Velocidad de respuesta: Respuesta rápida, velocidad de producción, unidades especiales, coste alto para el productos

Hábitos Maduros en el Coste: Respuesta lenta, demoras y stock de seguridad. El cliente se adapta a los planes, bajos costes de producción

El Objetivo debe ser Velocidad a Coste Bajo: Toda la producción va a la velocidad del cliente. Se eliminan en el sistema las demoras y los stocks de seguridad.

Finalmente otra de las posibles paradojas que hay que afrontar es la de la calidad y productividad.

Calidad vs productividad: Reto al Pensamiento Maduro

Hábitos Maduros en la Calidad: Alta calildad, pruebas, rechazos, reparaciones para errores

Hábitos Maduros en la productividad: Estandar de calidad y los errores se transfieren a la productividad

El Objetivo debe ser Calidad y Productividad: Se fabrica bien a la primera y la calidad estandar es productividad

La innovación y creatividad tienen como enemigos a los que han creado los procesos vigentes y vencer sus resistencias no es nada fácil. Hay que tener siempre presente una frase célebre de Francis Bacon que dice

-Para conseguir resultados nunca antes obtenidos hay que utilizar métodos nunca antes practicados-